SANAR DUELE

SANAR DUELE

¿Sabes qué pienso? 

DIRECCIÓN Y FOTOGRAFÍA: FER LASTRA
(LA QUE SE ROMPIÓ LA PATITA)

Pienso que sanar a veces duele…

Mi mejor amiga Fer se rompió la patita en diciembre.
¡La tuvieron que operar y ponerle tornillos!
¡No podía hacer nada!
Estaba muy triste y ansiosa por que terminara todo. 

Me contaba de su rehabilitación y cómo le dolía mucho… 
Fue un proceso de 3 meses.
Le dolió y vaya que le dolió… 
… pero hoy camina perfecto y hasta perrea entaconada jajaja. 

Aunque ¿sabes qué pienso?

Que a veces así pasa también con el alma. 

Hoy te voy a contar una historia que para mí es muy difícil de expresar, y si ya te platiqué que me encierro en el baño… 

¡Imagínate esta! jajaja 

Te quiero hablar de mi adolescencia… 

¡Y te tengo que confesar algo! 
La verdad es que no te conté… 
… la verdad completa antes.

O bueno esta vez sí te mentí un poquito…

Pero te mentí en una parte. Solo una parte pequeñísima.
Te conté que a los dieciséis creía que era bipolar pero permíteme clarificar un poquito. 

Cuando tenía dieciséis tenía un pensamiento muy recurrente. 

“Qué tal si un día *se me bota la mierda* y mato a toda mi familia”
“Qué tal si un día me despierto y resulta que maté a todos y no me acuerdo”

KHE!

Muchas veces, muy seguido. 
UYYY FUUUUUUCK.
Pobre, Pau púber. 

Y pobre de mí ahorita (Pau adulta) porque me tiemblan las manos y me siento igual que cuando tenía esa edad mientras escribo esto.

¡AHHH!

¡Obviamente no iba a decir eso en voz alta!
No sabes el miedo que sentía. 
Sufrí mucho. 

Anyways … 

Mi cerebro (en ese entonces de pubertisha y con cero educación sobre psicología o psiquiatría) hizo estas matemáticas:

Holy fuck, soy esquizofrénica”

La parte en la que no te mentí es que me cagué. 
Y la verdad es que también lo bloquee por muchos años. 

“Si dejas de pensar en esto, se va a ir.” 
“Si dejas de pensar en esto se te va a olvidar.”

Cuando no quieres ver algo, vaya que lo logras. 

DIRECCIÓN Y FOTOGRAFÍA: FER LASTRA
A VECES SOLO QUIERO VER UN LADO, ES MAS CÓMODO.

A raíz de eso, he sufrido lo que no te puedes llegar a imaginar. 
¡Claro que me ha ayudado a sobrevivir y me ha convertido en quien soy!
Y claro que no puedo cambiar el pasado…
Solo puedo resignificar – o algo así diría el Humberto. 

¡UUUY! pero vaya que cuando no quieres ver algo, lo logras. 

Decidí jamás buscar nada en internet sobre esos temas.
PÁNICO.  

Me ayudó a sobrevivir…
¡Yo solo era una adolescente!

¿Qué más podía hacer?

Me fui al cien a la espiritualidad y al: 

“La mente es poderosa me voy sanar yo.” –
(no estaba equivocada en su totalidad la Pau púber) 

Aún así… sufrí muchísimo. 
Porque así tuvo que ser.  
No es bueno ni malo.
Solo así fue. 

Pero ¿sabes qué pienso? 

Pienso que lo que más me duele de esta historia es que me daba miedo decir

“ayuda, me están pasando estos pensamientos.” 

Era una adolescente
¿Qué más podía hacer? 

Lo que he aprendido con el Humberto es que en esto de las enfermedades mentales… ¡hay de todo tipo! 
Desde la gripa más simple hasta la neumonía más cabrona. 
Todas todas todas llevan su carga. 

DIRECCIÓN Y FOTOGRAFÍA: FER LASTRA

Todas llevan su carga y muchas queman feo.
Yo que apenas tengo tos, me he quemado literalmente las manos…
¡imagínate mi alma!

Y me parece injusto el haber pensado que tener esquizofrenia era algo malo. 

Porque aunque ese hubiera sido mi diagnóstico.
Tampoco está mal.
No hubiera habido nada no humano en mí. 

No hay nada no humano en ningún humano. 

Anyways 2.0… 

En esto de las enfermedades mentales… ¡hay de todo tipo! 

Desde la gripa más simple hasta la neumonía más cabrona. 
Y me gustaría que se normalizara el hablar también de las neumonías.
Porque yo tengo tos y reitero: ¡no mames lo duro!…
… y la mera verdad es que también me gustaría que se normalizara hablar de las gripas “sencillas” porque tienen su carga.
Solo… me gustaría poder entender mejor a los demás.

Aunque hoy entiendo que no siempre comprendo.

Dudo un montón que cualquier enfermedad mental sea “sencilla”.
Un duelo, depresión, ansiedad, TAG (Trastorno de Ansiedad Generalizada), TOC, bipolaridad, demencia, esquizofrenia, autismo, you name it. 

Todas todas todas llevan su carga.
Y lo difícil de esto es que: 

En todos se nos manifiesta diferente; por ejemplo cuando yo me deprimo…  baby, i’m down. 

No puedo ni contestar el teléfono.
No puedo salir de mi cuarto ni levantarme de mi cama.
Solo me paro al baño.
A veces como mucho…
… y veces como poco. 

Pero tengo una amiga que le pasa diferente a mí y que por fines de privacidad llamaré “La Rosalía”.

La Rosalía tuvo un episodio de depresión muy fuerte.
De muchos años.
Depresión crónica le dijeron.
La Rosalía era productiva.
Hacía ejercicio.
Salía con sus amigos. 

La Rosalía no entendía que estaba deprimida porque podía hacer todo eso.
Mucha terapia y algún tiempo de medicamentos también…
… ¡La Rosalía está mejor que nunca! #conaltura

Aún así pienso que vivimos en un país 100 años retrasado en estos temas a comparación del mundo… 

Perdón eso no es una opinión, es un hecho. 

Y yo soy la prueba viviente.
Veintisiete años en ser diagnosticada de una enfermedad que tengo desde “solo Dios sabe”… y seguro el Humberto y otros psiquiatras (igual de chidos y preparados que Dios) también.
Pero vivimos 100 años atrasados (¡cómo sociedad!) en estos temas a comparación del mundo…

Y no es así como que digas “GUAU el mundo lo está armando poca madre” jajaja.

Hoy puedo decir que hay muchas terapias y muchos momentos que duelen. 

Y duelen de la chingada – diría la princesa desde su balcón. 

Pero ¿sabes qué pienso? 

Que sanar, duele. 
Pero no es necesario sufrir. 

DIRECCIÓN Y FOTOGRAFÍA: FER LASTRA
HOY LO VEO DIFERENTE. HOY ME ATREVO A VER.

Porque me duelen muchas cosas pero ya no estoy aislada. 
Aunque lo tengo que enfrentar sola, tengo un gran equipo que me apoya y echa porras. 
¡Me siento fuerte porque tengo un respaldo increíble!

Y sobre todo… 

Ya recibo ayuda de un médico.
Un fucking pro: el Humberto. 

Que además de la terapia (y Dios todo poderoso nuestro creador no me dejará mentir)… 
… las medicinas: ¡GUAUUU! 

Dios:
¡Gracias por la ciencia!
¡Cómo me ha ayudado! 
Ya no tengo los niveles de ansiedad que antes tenía.

Friendly disclaimer:

No estoy promoviendo enchocharte (¡ojo!) yo solo estoy diciendo que Dios ama la ciencia. <3  #amén

¡Dios amó la ciencia cuando Fer necesitó ponerle tornillos a su patita y tomar medicamentos durante un periodo para sanar y ahora puede perrear entaconada!

Thank you, God! 
¡El mundo merecemos verla perreando! <3

¡Dios amó la ciencia cuando Fer necesitó ponerle tornillos a su patita…
… y Dios ama la ciencia cuando yo tomo medicamentos para que los míos no se me safen!

Praise the Lord!
¡Merezco sentirme bien! <3

Fin del friendly disclaimer.

Anyways 3.0. 

¿Sabes qué pienso? 

Pienso que la Pau púber no estaba equivocada en su totalidad.
Hoy mi mente poderosa, en efecto, se está sanando a sí misma- pero con ayuda. 
Porque sanarme… ¡eso solo yo lo puedo hacer!
Soy la única experta de mí. 

El Humberto solo me hace las preguntas correctas.
Mi familia y amigos me escuchan y me dan su cariño. 

Pero yo soy la única que conoce al cien su historia.
Nadie está en mi mente.
Nadie ha vivido mi vida. 

¡La batalla es mía! 

ME ATREVO A VER QUE…
SOY MITAD LUZ – MITAD OSCURIDAD

Y te puedo garantizar que hay muchas terapias y muchos momentos que me duelen pero pienso que así pasa cuando te ves ves al espejo. 

Verme al espejo es sanar y sanar a veces duele. 
Y aunque a ratitos me duele, conocerme me vuelve…  
un lugar cada vez un poquito más seguro.

¡Un lugar más preparado para enfrentar pandemias!  

Y ¿sabes que pienso?

Pienso que hoy por fin me veo al espejo.
… y a veces lo hago con mucho miedo.
¡Pero valiente volteo!
A veces me duele (¡y un chingo!) pero ya no sufro.

Y pienso que justo por eso…
… pronto mi alma va a perrear entaconada.

Si leíste todo o un poquito, GRACIAS. <3 

Pau


Fun fact!

Fer me tomó estas fotos… ayer cuando teníamos 17.

Mira todo lo que no sabía que sabía.
Y mira todo lo que pretendía no saber.

“No se pueden conectar los puntos mirando hacia adelante; solamente se puede conectarlos mirando hacia atrás” – Dijo el Steve Jobs

¿O fue el Freud?
Ya ni sé…


¡TAMBIÉN ASÍ PASA CUANDO TRABAJAS EL ALMA!

Antes le tenía mucho miedo a unas gotitas que el Humberto me recetó.
Hace aproximadamente un mes me las comencé a tomar.

Cinco al día.
Cuando quería volverme “loquilla” me echaba 6.

Cuando escribí el primer draft de esta entrada estaba muy ansiosa.
Tenía mucho miedo y le escribí al Humberto.
Le mandé el draft y le expliqué mis miedos como en 15 mensajes impulsivos jajaja

– Humberto me muero de ansiedad ¿cuánto es el máximo de gotas?

Imagina cómo me sentía… que pasé de no quiero tomar ni una a:

¡POR FA DIME QUE TODO EL BOTE!

ESTO FUE LO QUE ESCRIBÍ EN LA MAÑANA ANTES DE ESCUCHAR EL DIAGNÓSTICO.

Humberto se leyó el draft y (entre otras cosas) me escribió:

“Estás luchando. La ansiedad y el dolor y la duda y la inseguridad y el miedo son a causa de la batalla. Vencerás. Confía en ti.”
“El máximo de gotas es *no te importa*” jajaja

¡Pero me las zumbé! 😀
¡Y me sentí muchísimo mejor! WUUU

No sé que hice para merecer al homo sapiens psiquiatra más preparado para atenderme (a mí) y no sé qué hice para merecer que me conteste a las 9 de la noche y que se tome el tiempo de leer cinco cuartillas… porque vaya que ese homo sapien es ocupado.

Tenía mucho miedo de esto que había escrito… me moría de ansiedad y sentía cosas demasiado abrumadoras y temerosas. Lo veía con terror.

Pero el Humberto además de todo lo que me puso allá arriba (y entre otras cosas) me escribió:

“Muy bonita entrada, Pau.”
“Eres la mejor versión de ti misma… y la perfeccionas a diario.”

No sé que hice para merecer que ese homo sapiens psiquiatra (o como lo llamo con mi Abuela “el loquero”) a las 9pm decidiera dar su tiempo a alguien que necesitaba ayuda y que me invitara a reflexionar de otra forma lo que yo veía con terror.

De verdad yo no sé que hice para merecer que ese homo sapiens “el loquero” haya tomado la decisión de atenderme desde la primera semana pero… MUCHAS MUCHAS MUCHAS gracias, Dr. Psiquiatra.

No hay nada no humano en mí.

Pau

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: