EL LUGAR MÁS SEGURO

EL LUGAR MÁS SEGURO

Dicen por ahí que el lugar más seguro eres tú. 
Que la vida es muy corta para estar en guerra contigo mismo…  

Y aprovechando que estás en cuarentena por esto del coronavirus…  
… y que estás en tu lugar más seguro (tu casita) quería utilizar este momento para contarte de mi lugar más seguro: 

El lugar donde me encierro. 

Detrás de esa puerta es donde generalmente hago mis cuarentenas voluntarias. 
Pero…  

¡Te tengo que confesar algo!

La verdad no te conté… 
… la verdad completa antes. 
Solo dejé un poquitín a un lado. 

¿Te digo por qué? 

Porque es muy difícil para mí de contar…
… pero ahí te viene la introducción más completa de cómo fue la primera terapia con el Humberto.

COFF COFF COFF (yo aclarando la garganta)
*Tú inserta tambores en tu mente, please.*

– Y ¿qué te trae por aquí? – dice el Humberto
– Bueno pues ya te lo voy a soltar en los primeros cinco minutos fuck it… sé que suena irracional pero me encierro en el baño… 

KHE! 

“Soy rara.”
“Soy diferente.”

Eran palabras que frecuentemente salían de mi boca cuando estaba con mis amigos.  
Solo que nunca me animaba a decir por qué… 

La verdad es que en el baño hago lo que tú haces en tu sala. 
Leo, trabajo o escucho música y pienso. 
Es un lugar donde pienso el universo como obra de arte.
Es un lugar que me hace sentir a salvo. 

A los trece años tuve dos eventos bastantes significativos.
Ahora les puedo llamar: traumas. 

Terminando de contarle mis traumas al Humberto, le dije:

– Después de esos eventos, fue la primera vez que me encerré hardcore… A ese periodo de mi vida le llamo Chernobyl…
¡No salía ni a los tacos! 
Me daba miedo… 

A lo que el Humberto (parafraseando) me respondió…

– Me da curiosidad por qué lo nombraste “Chernobyl”… de hecho no es nada irracional…  
¿qué sabes de Chernobyl?
– Pues que realmente lo fuerte fue lo que se vino después de la explosión … 
… pero en realidad no sé mucho. 
– Bueno, pues en Chernobyl como dices hubo una explosión… pero en realidad, lo que fue dañino fue la radiación y fun fact el lugar más seguro para estar era en el baño porque los azulejos en ese tiempo se horneaban con plomo y el plomo los protegía de la radiación. 
Todo está en tu inconsciente, Pau. 
No hay nada que tú hagas que no tenga sentido. 
No es irracional. 

Varias sesiones (de psicoterapia) después de esa primera con master shifu “el Humberto” entendí que el baño es mi protección de mí. 
Descubrí que Chernobyl soy yo… 
Y que mi peor infierno… 
… ¡me lo he hecho yo!

Yo era (chance todavía soy) la radioactiva… 
No es que justifique a las personas a las que me han dañado. 
Estaba (estoy) emputada (¡y con toda razón!)
¡Tengo traumas! 

El problema no era (es) enojarme.
El problema es que elegí usar ese enojo para destruirme. 
El problema es que la que más se ha dañado soy yo. 

¿Te digo por qué? 

Porque el baño es donde te limpias (te bañas, lavas los dientes, las manos, etc) y… 
… donde sacas la mierda, la basura, lo que no necesitas. 
Además es un lugar donde nadie más entra. 
Hay completa privacidad. 
Es un lugar seguro.
¡Hasta en los temblores! 
¡Hasta en Chernobyl! 

Pero hoy entiendo que lo que yo intentaba (intento) es… limpiarme.  
Limpiarme de todo lo que yo suponía (supongo) que hay mal en mí. 
Y es por eso que a veces… me tengo que bañar muy seguido.
Y es por eso que a veces ahí me encierro para hacer lo mismo que tú haces en tu sala. 

Porque mi cerebro, que a veces procesa un poquito diferente al tuyo.
Siente que con el agua y jabón se va a ir todo lo “sucio” de mí (aunque esté más esterilizada que un hospital jajaja). 

Porque mi cerebro a veces procesa un poquito diferente al tuyo… 
… y siente que hay algo tan pero tan malo en mí que se tiene que limpiar (¡y no te hablo de lo tangible!)

Porque mi cerebro a veces procesa un poquito diferente al tuyo… 
… y por eso una vez no pude dejar de lavarme los dientes por casi diez horas seguidas. 

Porque mi cerebro que a veces procesa un poquito diferente al tuyo… 
Una vez me hizo pasar cuatro días seguidos en mi cueva (el baño) leyendo y escuchando música porque mi cerebro me hacía sentir muy incómoda fuera de ahí. 

¿Te digo por qué? 

Porque mi cerebro a veces procesa un poquito diferente al tuyo. 

Duhhh!  – diría la Billie Eilish 

Varias sesiones después de esa primera con el Humberto también logré comprender otra cosa:

Descubrí que, en efecto, Chernobyl soy yo… 
Que he sido, que puedo ser y que probablemente seguiré siendo en ocasiones radioactiva. 
Pero descubrí que también soy el azulejo horneado con plomo que se protege de la radiación.

¿Te digo por qué? 

Porque mi cerebro, que a veces procesa un poquito diferente al tuyo…
A veces es el temblor y a veces el lugar más seguro (aunque me atrevo a afirmar que en eso somos iguales). 

Pero mi cerebro, que a veces procesa un poquito diferente al tuyo… 
En el baño se protege de la radiación de su propio enojo. 

En el baño sobrevive sus mayores temblores, radioactividad y pandemias y sale siempre más fuerte.

En fin… varias sesiones después de esa primera el Humberto me dijo: 

– Ahora entiendes porqué te encerrabas en el baño…

FUCK FUCK FUCK!”, con nervios y en chinga le respondí: 

– La verdad no es “encerraba” la verdad todavía me encierro… 

Estaba super angustiada pero el Humberto como siempre chill me respondió: 

– Y es posible que siempre sea un lugar especial para ti, Pau. 
– ¿Especial?

“OLOVGGG”

Me empecé a reír mientras pensaba: 

“FUUCK! mis amigos y familia ya lo saben pero va a estar cabrón explicarle esto a un wey”. 
“Pues ya mejor lo pongo en el blog”

Me daba mucha risa pero ahora me da más risa darme cuenta que estaba más angustiada de pensar que era algo que tenía que evitar hacer para siempre (encerrarme en el baño). 

“¿Qué haría sin mi cueva?”

Pero bueno, puse la cabeza en las rodillas y riéndome le dije:

FUCK!, Humberto. Si soy bien “rarita”.
Jajaja. Ni modo.

No sé por qué dije “ni modo” ni por qué me dije “rarita”. 
¡Como si fuera una pena!

¿Te digo por qué?

Porque te confieso que en parte fue aliviador escuchar eso.
Escuchar que es un posible resguardo y que no tiene nada de malo que lo ha sido durante mucho tiempo.

Para ser franca, es un lugar donde he vivido y aprendido tantas cosas pero sobretodo: 

un lugar donde he sobrevivido tantísimo que…
… es un lugar que me daba (me da) miedo perder. 

De verdad no sé por qué dije “rarita”.
Porque no hay nada no humano en mí. 

Y te lo juro que no sé por qué dije “ni modo”. 
¡Como si fuera una pena!

¿Te digo por qué? 

Porque dicen por ahí que el lugar más seguro eres tú.
Que la vida es muy corta como para estar en guerra contigo mismo.

Si leíste todo o un poquito, GRACIAS. <3

Pau

8 thoughts on “EL LUGAR MÁS SEGURO

    1. JAJAJA cuánto te extraño mi Jackedrinks!!!

      Me emociona mucho y significa mucho para mí que me leas. 😀

      gracias gracias gracias <3

      ps. prepárate en la cuarentena pa' la que nos espera en el reencuentro jajajaja

      1. También te extraño cubsss… no sabía que ya tenías blog… pero el fb que hace que uno se entere de todo fue que lo hice jaja, si no desde el día uno, y sabes esta padre porque es lectura didáctica tiene humor de cualquier tipo y está padre me pudo encantar!!! Si sacas libro yo te leo!!!
        Pd. Me da miedo los reencuentros contigo, si cuando nos veíamos seguido eso era un descontrol…. ahora imagínate reencuentro (lo mismo que ya valimos madre) jajaja tq

      2. De verdad no sabes la felicidad que me hace leer tus palabras 😀

        Me emociona muchísimo que te guste y que me acompañes en esta aventura!

        GRACIAS POR ESTAR <3

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: